Éticas

      No Comments on Éticas

Decía Max Weber en su recopilación de conferencias “El Político y el Científico” que hay dos tipos de éticas principales: la basada en convicciones y la basada en consecuencias. La primera es la de quienes hacen las cosas por creencias. La segunda, la de quienes las hacen teniendo en cuenta las consecuencias de sus actos. Los primeros siempre llevan razón: cuando se equivocan o no les va bien lo achacan a los demás, puesto que sus creencias permanecen ahí y desde luego no se puede demostrar que estén equivocadas (tampoco que sean ciertas). Los segundos deben aprender a cargar con sus errores, porque son plenamente conscientes de lo que causan sus acciones, y saben que se equivocan, porque todo ser humano se equivoca, y aprenden de ello. Los primeros escogen el camino fácil. Los segundos el difícil.

Es obvio qué tipo de ética es la más deseable para una persona, por ser persona y no una oveja que sigue al perro pastor. Es también obvio, lamentablemente, cuál es la de más predicamento hoy en día.

Saco esto a colación porque una vez más me he despertado sorprendiéndome (no sé por qué no me acostumbro) de lo fácil que es olvidarse de la trayectoria y actos de los demás, que alguna vez nos beneficiaron, de desechar la memoria para culparlos alegremente de las consecuencias de nuestros propios actos en el presente, y lo difícil que es, al mismo tiempo, que nos demos cuenta de que estamos buscando esa culpa en todos lados menos donde deberíamos mirar primero: en nosotros mismos.

Facebooktwitterredditlinkedintumblrmail