El aprendiz de buscador de perlas

15/11/2010  

El trabajo de un investigador en formación es sumergirse olvidándose de todo, persiguiendo la máxima profundidad y comprensión del problema que está investigando, hasta llegar a encontrar una solución redonda; el trabajo de su supervisor es agarrarlo en los momentos adecuados de las piernas y sacarlo a la superficie, para que no se ahogue y para que comprenda lo inmenso del mar en el que busca, renovando así las esperanzas de encontrar la próxima vez una solución más brillante que la anterior (y no cansarse de rescatarlo hasta que sepa salir y entrar por sí mismo cada vez que sea necesario).

facebooktwitterredditlinkedintumblrmail