Estimado contribuyente, dos puntos

11/04/2011  

Sabe que en el contexto de este templo de la excelencia -no, no he dicho del saber- en el que se está convirtiendo la Universidad española gracias a una salsa para pasta italiana con la que se han untado el amplio rostro un ejército de pedagogos, grandes corporaciones e ineptos políticos -sí, a mí también me parece fascinante que tal diversidad humana haya estado de acuerdo en congregarse en la búsqueda de un único objetivo-, buena parte de su dinero (y del mío, pero ése no cuenta) se está destinando a que yo tire mi tiempo de empleado público preparando multitud de papeleo absurdo, redundante, arbitrario e inútil, y que eso me impide hacer el trabajo que verdaderamente importa de mi profesión, a saber, preparar docencia e investigar, lo que tengo que pasar a mi tiempo personal (léase fines de semana y otros ratos de guardar), para no quedarme completamente a dos velas y poder poner con algo de decencia mi cara ante el público. Ése ante quienes los responsables de que se esté tirando su dinero nunca ponen sus respectivas.

Ya lo había dicho antes de otras formas, pero en vista de que la cosa no mejora, sino todo lo contrario, el desahogo se hacía perentorio una vez más: nuestro dinero y tiempo se están tirando a la basura. No sé decirlo más corto y más claro.

No me importaría nada que esta humilde entrada sirviera para que usted se acordara de sus próceres a la hora de votar (o no) próximamente, por ejemplo.

facebooktwitterredditlinkedintumblrmail

Un comentario sobre “Estimado contribuyente, dos puntos

  1. Pingback: Estimado contribuyente, dos puntos

Los comentarios están cerrados.